José Andrés Rojo hablaba, en un artículo reciente en El País a propósito de una de las últimas ediciones de La metamorfosis, de la sorprendente naturalidad con la que Gregor

Ver